La contratación de oficinas en la capital se muestra resiliente, con un crecimiento del 3% en el segundo trimestre de 2023. En lo que llevamos de año se ha cerrado una absorción de más de 200.000 m2, demostrando el buen posicionamiento de Madrid en el sector alcanzando cifras iguales o mejores a la prepandemia. Un factor característico de este ejercicio es que la calidad prime de los activos sigue siendo uno de los principales intereses de las empresas que buscan ubicar sus oficinas en la ciudad. De hecho, el 80% de las operaciones con superficies superiores a los 1.000 m2 se han firmado en edificios de grado A y B+.

La rehabilitación, factor clave

Para mantener el ritmo de crecimiento en la contratación de oficinas, la competitividad y el interés de las empresas, se da un factor clave para posicionar Madrid en el mapa: la rehabilitación de oficinas para adaptarlas a las necesidades sostenibles y de bienestar. Madrid es una ciudad cosmopolita, y las empresas buscan crear entornos de trabajo atractivos para atraer y retener talento. La rehabilitación brinda la oportunidad perfecta para diseñar espacios modernos, funcionales y atractivos que reflejen la identidad y los valores de la empresa.

La rehabilitación permite, en primer lugar, renovar el patrimonio arquitectónico de la ciudad, conservando su idiosincrasia única, pero adaptándolo a las necesidades de las oficinas modernas. Las empresas requieren cada vez más una serie de demandas vinculadas a integrar la innovación tecnológica, el impacto ambiental y el bienestar de la persona. Estos tres factores marcan las especificidades de diseño para adaptar los espacios existentes y satisfacer las necesidades concretas en las áreas de trabajo -y teletrabajo-, las salas de reunión o las zonas de ocio y desconexión.

Uno de los factores más relevantes en relación con el impacto ambiental reside en la mejora de la eficiencia energética de los edificios. La renovación de los sistemas de iluminación eficientes, el consumo hídrico, el aislamiento térmico, los sistemas de climatización o nuevas instalaciones de generación o almacenamiento renovable para disminuir el consumo energético y la huella de carbono. Es más, todo proceso de rehabilitación debe cumplir con las exigencias normativas para cumplir los más altos estándares de salud, seguridad, bienestar y accesibilidad. Que una oficina cuente con alguna de las certificaciones internacionales de ámbito sostenible o de bienestar puede añadir un valor prime de entre el 20% al 30% respecto al resto de activos.

Serrano 16 en el mapa

Un activo referente en el ámbito de las oficinas es Serrano 16. El edificio Serrano 16 se encuentra en el barrio de Salamanca, donde conviven las más importantes entidades legales y financieras junto a una oferta vanguardista de marcas de moda, lujo y arte. Sus oficinas han sido completamente rehabilitadas, siguiendo las más estrictas exigencias de las certificaciones LEED y Well de sostenibilidad y bienestar, y cuentan con excelentes prestaciones. Espacios flexibles, luz natural, calidades premium, iluminación LED, climatización VRV… con una superficie total de 5.480 m² divididos en 6 plantas y una terraza panorámica en el ático.

La rehabilitación de oficinas en Madrid es una práctica importante para adaptar los espacios existentes a las necesidades actuales, mejorar la eficiencia energética, crear entornos de trabajo atractivos, contribuir al desarrollo sostenible de la ciudad y al fortalecimiento del sector empresarial de la capital.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

8 + trece =