Los datos del último trimestre del año 2022 son claros, el mercado de oficinas de Barcelona alcanza el volumen de contratación de 2021, con unos 320.000 m2 de oficinas firmados. Respecto al stock, 2022 logra el mayor crecimiento interanual de los últimos diez años, un +3%, mientras que la actividad promotora coge ritmo con 293.000 m² más proyectados para este 2023.

Como referencia contextual, aunque la incertidumbre dominó la coyuntura socioeconómica, el país no sólo esquivó la recesión, sino que alcanzó uno de los crecimientos económicos más destacados de la Unión Europea. Un crecimiento de casi el 5%, el doble de la media europea.

Pese a mantener las buenas cifras de contratación, el último trimestre de 2022 destaca por la ausencia de grandes operaciones en comparación con ejercicios previos. En 2021, sólo tres firmas representaron un cuarto de las operaciones. En 2022, el tamaño medio de las operaciones se sitúa en los 850 m2, una cifra que se ajusta al equilibrio y buen ritmo del mercado de la ciudad condal. De hecho, el tramo medio de las operaciones sigue en los <500 m2, con más de la mitad de la actividad (55%). Un tramo, eso sí, que se aleja de la cifra de la serie histórica del 70%. En este sentido, las operaciones de mayor dimensión han ganado protagonismo con un crecimiento del 14% al 21% para las operaciones de 1.000 m2 a 3.000 m2,

Un tercio de las operaciones han tenido lugar en las NBA (new business areas) de la ciudad, siendo el 22@ el gran protagonista (unos 81.000 m2). También destaca el prime CBD (center business district), con un 12% del volumen total y el 16% de las operaciones este 2022. Con un crecimiento interanual del +49% en volumen de contratación, la zona centro gana protagonismo en el mercado, sobre todo, tras la pandemia.

Finalmente, en referencia al tipo de inmueble, el impacto sostenible es cada vez más relevante. Eficiencia energética, movilidad sostenible, economía circular, estándares de calidad… Más allá del dónde, las empresas y los usuarios valoran cada vez más el cómo. El diseño de los espacios, la oferta de zonas comunes (terrazas, espacios abiertos, zonas de ocio compartido, etc.) y el confort toman peso en la toma de decisiones. Sobre datos, la contratación de edificios tipo A representa un 44% del volumen total (+21% que 2021) y un 26% de las operaciones (+53% que 2021).

Un último apunte referente a uno de los grandes activos de Barcelona es el flex. Las operaciones del mercado flex en este 2022 representan el 10% de contratación y más del doble de volumen que 2021, con un 3% del stock total de oficinas. Por todo ello, el flex situado en zonas como el 22@ seguirá siendo uno de los puntales de referencia en el mercado inmobiliario de oficinas este 2023.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *