Private Rented Sector, Built to Rent y el impacto de la Covid-19.

El impacto de la Covid-19 en el mercado residencial

 

Tras varios años de crecimiento constante (una media aproximada del 14%), 2019 marcó el primer descenso en las compras de vivienda en España. Un descenso que contrasta con el crecimiento constante del mercado de alquiler. Por ello, debemos preguntarnos, ¿cómo afectará la crisis de la Covid-19 y la situación de confinamiento al futuro del mercado residencial?

 

Margen de desarrollo

Ante todo, el acceso al mercado residencial sigue y seguirá siendo una necesidad una vez superada la crisis sanitaria. Son muchas las voces de promotores y exportes en el sector que, pese a la coyuntura actual, auguran un margen de desarrollo en el medio-largo plazo. Una previsión que toma su base en el interés previo de inversores y la fuerte demanda.

 

Múltiples son los factores en liza: la accesibilidad a los precios (en venta y alquiler), la balanza entre la oferta y la demanda, y el contexto socioeconómico que marcará no sólo el poder adquisitivo, sino también el acceso a crédito por parte de compradores. Una coyuntura en la que las medidas extraordinarias del gobierno para atender a las necesidades de pago a hipotecas o alquileres en caso de necesidad, serán de vital importancia.

 

Un modelo destacado

En este contexto, una de las opciones que mayor proyección asume es la del build to rent en el contexto del Private Rented Sector (PRS). La promoción de viviendas nuevas para alquiler en España. Un modelo que propone una de las medidas más óptimas para responder a las necesidades del parque de vivienda, no sólo por parte de constructores y usuarios, sino también de inversores. Un modelo que permite evolucionar y ajustarse al mercado, desarrollando una oferta para públicos muy concretos: rentas altas o bajas, perfiles profesionales, estudiantiles, lujo/comodidad, amplias prestaciones y servicios, y un largo etc.

 

Una de las últimas preguntarse a plantearse, pues, radica en al cambio en el diseño de las viviendas debido a la situación del estado de alarma y a las necesidades que el confinamiento ha evidenciado. Si bien hasta ahora primaba la eficiencia y perfección por el diseño, cada vez son y van a ser más comunes la presencia de espacios compartidos, áreas abiertas, y servicios cada vez más inteligentes, sostenibles y conectados entre si.

 

Por todo ello, el modelo build to rent, permite ajustarse a públicos concretos, ajustando las necesidades del mercado a las expectativas y capacidad de los consumidores. Si atendemos a los precedentes en otras situaciones críticas, y las ayudas económicas previstas llegan al tejido empresarial, la clave estará en el nexo entre la duración de la crisis sanitaria y la capacidad de reactivación del mercado en el corto plazo aunque, en el largo plazo, se considera que el Private Rented Sector ha venido a quedarse y el porcentaje del peso del alquiler en España no parece que pare de aumentar, al contrario, puede ayudar esta nueva situación a aumentar el peso del alquiler respecto la propiedad.

Share:

Share on linkedin
LinkedIn
Share on facebook
Facebook
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp

Related posts

The build-to-rent rising

The build-to-rent has a new impetus. If, in 2019, the investment exceeded 1,500 million euros, the forecast for 2020 points to a capital volume of

Read More »

Coworking revolution

The Covid-19 pandemic has challenged and put on focus on the workplace. With the arrival of work-from-home as a temporary solution, it is time to

Read More »

This website uses cookies to ensure you get the best experience on our website. Learn more