George Akerlof, cuya mujer fue presidenta de la reserva federal (dicen algunos que el cargo con mayor poder del mundo) y Robert Shiller, ambos premios nobel de economía, ambos referentes de los mercados financieros del siglo XX y XXI y ambos iniciaron su investigación con análisis econométricos y derivaron a la comprensión de la psicología humana y su relación con la toma de decisiones de las personas y su impacto en la economía, unieron fuerzas para escribir dos libros que pueden estar muy presentes éstos días: Animal Spirits (2009) y Phising for Phools (2015).

Uno de los aspectos más relevantes de dichas publicaciones corresponde al hecho que los mercados requieren de cierta regulación que incentive que el resultado del libre mercado sea positivo para la mayoría de la sociedad y no únicamente para la minoría. Enumeran numerosas situaciones en que demuestran como el libre mercado no es eficiente y requiere el mismo de una “mano invisible”, refiriéndose a un árbitro, tal y como ya lo bautizó el probable más importante economista de todos los tiempos, Keynes.

En nuevo contexto actual, con el impacto de la pandemia del Coronavirus, se ha producido un cambio de paradigma importantísimo en el funcionamiento de los mercados conllevando que las reglas de juego previas dejen en parte de funcionar y ello implique una necesidad de revisarlas con el fin que el mercado trabaje para la sociedad en general.

La regulación que propone Akerlov y Shiller, recordemos, dos referentes en el behavioural economics y Shiller además del real estate, es una regulación muy limitada (perspectiva norteamericana) aunque no nula como defendían la escuela de Chicago. Por tanto, en ningún caso proponen regulaciones extremas sino regulaciones limitadas que permitan que el output del libre mercado sea justo. No es sencillo regular una situación como la actual en un contexto desconocido pero hay grandes elementos que indican que en estos momentos el riesgo de dejar el mercado libre es muy elevado ante los más que probables Animal Spirits y Phshing for Phools que se producirán en los próximos días, semanas y meses.

La volatilidad de los mercados financieros es una señal de la potencial irracionalidad de los valores fundamentales y el precio de los activos; que razón existe por la cual unas posibles semanas de reducción importante de la actividad económica se traslade con impactos en precios del 40%? ¿el valor de un hotel es un 45% inferior hoy que hace dos semanas? Parte de la volatilidad viene dada por la irracionalidad pero también por las ineficiencias generadas por los animal spirits y lo que Akerlof y Shiller denominan, phishing for phools.

Si no se introduce la “invisible hand” de forma inteligente y breve, nos podemos encontrar en un mercado con escasas transacciones, transparencia y confianza entre stakeholders y con un resultado ineficiente para todos.

 

Jaume Roig Hernando

Real Estate Director

Mimeisa Asset management

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

ten + 13 =